caesenfr

Quienes somos

Anna Fernández
(Barcelona, 1970)

Es licenciada en Historia Contemporánea por la Universitat de Barcelona. El año 1998 entra en Per Poc y participa en la producción y creación de todos los espectáculos de la compañía, en donde también trabaja como actriz y marionetista. La mezcla de artes plásticas y escénicas que ofrece el teatro de marionetas es el marco idóneo para experimentar y probar nuevas formas de explicar historias.

Su trabajo dentro de Per Poc le permite participar en casi todos los procesos propios del mundo del títere: desde la la construcción de las marionetas a la gestión y producción de los espectáculos, pasando por la manipulación de la marioneta de hilo (en Pedro y el lobo o Las Tres Mellizas y el enigmático Sr. Gaudí), el desarrollo del teatro de sombras (El Cascanueces), la narración y manipulación del teatro de papel (Alí Bei, el viajero) e, incluso, experimentos formales como la marioneta de hilo sobre ruedas de Joaquín el barrendero, que incluye pasajes en donde los manipuladores interpretan canciones; o la marioneta de hilo de 1,80 metros de altura manipulada para la película The man who killed Don Quijote, de Terry Gilliam. También ha participado en la búsqueda, creación y manipulación de los títeres de Romeo y Julieta y Sueño de una noche de verano.

Santi Arnal
(Barcelona, 1958)

Se formó como marionetista en los años 80, en el Institut del Teatre de Barcelona, de la mano de Harry V. Tozer. Desde entonces ha trabajado para dar a conocer todas las posibilidades plásticas y artísticas de la marioneta de hilo. En el año 1989 crea su propiacompañía, Per Poc, con la que ha gestado y dirigido varios espectáculos: Sueño de una noche de verano (2008), Romeo y Julieta (2006), Joaquín el barrendero (2003); Las Tres Mellizas y el enigmático Sr. Gaudí (2002), El Cascanueces (2000), Pedro y el lobo (1998), Fragments (1996) y Piccolo, forte, pianissimo (1990).

En todos sus trabajos de dirección se puede apreciar su formación previa en el mundo de la danza. En la puesta en escena de sus espectáculos hay un ritmo y un juego coreográfico permanente.

Santiago Arnal también destaca por su capacidad como constructor. Esta habilidad le ha llevado a realizar importantes colaboraciones, entre las que destaca la construcción de 24 marionetas de hilo, de 1,80 metros de altura, para el director de cine Terry Gilliam.